jueves, 27 de diciembre de 2018

HASTA SIEMPRE OSVALDO BAYER


 Queridxs amigxs y compañerxs:

Desde Madrid queremos sumarnos al merecido homenaje a Osvaldo Bayer, y reconocer su impagable labor como historiador, anarquista y militante comprometido con la lucha por los derechos humanos y la libertad de todos los pueblos sometidos.

Saludamos en Osvaldo Bayer su rebeldía libertaria, que en primer lugar le condujo a desarrollar con admirable rigor y pasión la historia a “contrapelo” propugnada por Walter Benjamin en el albor del fascismo y el nazismo: esa contra-historia que, frente al discurso totalitario del poder, rememora en el presente las luchas y sufrimientos de lxs olvidadxs de la historia oficial.

Y así, en sus escritos rescató para nuestro presente a lxs trabajadorxs masacrados en la Patagonia rebelde; a las mujeres dignas que negaron sus cuerpos a los soldados que perpetraron la infamia; a los pueblos originarios que resistieron al poder colonizador de la metrópoli española, pero también al poder no menos opresor y sangriento de la República criolla; a lxs anarquistas expropiadores y combativos; a Severino Di Giovanni, Simón Radowitzky… Y junto a todxs ellxs, siempre presente la denuncia implacable de los genocidas conmemorados en estatuas y avenidas como próceres de la patria.

Y también saludamos al compañero que siempre militó a favor de las luchas contra la represión y a favor de los derechos humanos, que se opuso a la impunidad de ayer y de hoy, que se posicionó a favor de Jorge Julio López, de Santiago Maldonado, de los pueblos originarios en lucha por la tierra y la dignidad. Y que no dudó tampoco en negarse a ser utilizado por la retórica mentirosa del poder, la que cooptó a organismos de derechos humanos antaño combativos y trató de blanquear el pasado sangriento de  milicos genocidas como Milani.

Por esa palabra rebelde, por esa pasión libertaria, por luchar incansablemente a favor de la memoria de lxs de abajo y contra el poder y el olvido, celebramos la vida de Osvaldo Bayer, ahora y siempre.

Que la tierra te sea leve compañero

Casapueblos
Solidaridad Obrera

Madrid,

27 de diciembre de 2018

sábado, 15 de diciembre de 2018

Arenga de Néstor Salas cuando lo sacaron del pabellón de U7

Arenga de Néstor Carlos Sala a los compañeros del pabellón de la U7 cuando lo sacaban para el falso traslado que culminaría en la Masacre de Margarita Belén.

“Compañeros, sé que nos sacan para matarnos. Es mentira que es un traslado. Y si lo es, es un traslado a la muerte. Pero quiero que sepan que moriré de pie, peleando como pueda, a los mordiscones si estoy atado. Todos los que hoy nos sacan de la cárcel, los que están aquí adentro y los que esperan afuera, son culpables ante la Historia, culpables de la miseria del pueblo y culpables de nuestras muertes. Sólo quiero pedirles que cuenten de esta matanza a mis hijos, cuando ellos tengan edad de entender qué pasó en la Argentina de estos años, y a mi compañera cuando puedan verla. También les digo, compañeros, que de nada vale este sacrificio nuestro si ustedes no siguen peleando por mantener viva la memoria popular; por eso, cuéntenle a nuestro pueblo por qué nos asesinan y por qué decidimos morir de pie. Chau compañeros, cuídense… ¡Libres o muertos, jamás esclavos!” Néstor "Flaco" Salas

ELENA SIEMPRE CON NOSOTROS

Agradecemos la difusión del siguiente texto, escrito en homenaje a la Señora Elena Taybo, Madre del joven detenido desaparecido Rodolfo Emilio Pettiná. Elena falleció hoy en Trenque Lauquen a los 92 años de edad:
                                                   ELENA SIEMPRE CON NOSOTROS 

Elena nos enseñó cómo había que encarar la lucha por Verdad y Justicia.
Elena nos dio el ejemplo de cómo es una persona generosa, tanto con los más próximos como con los semejantes desconocidos, porque practicaba la solidaridad (y no se contentaba con la caridad).
Elena lucía su pañuelo blanco cada vez que podía, cada vez que debía anudárselo al cuello para salir a la calle, a reclamar por los 30.000.
Elena hacía rato que no acompañaba Marchas y Actos en persona, pero siempre enviaba sus saludos y el agradecimiento para quiénes hubieran tomado la posta de su lucha.
Elena te hacía sentir que podía ser la Madre de cuántos se cruzaran en su camino, aunque no fueras Rodolfo, Julio, Sergio o Gustavo.
Elena va a seguir con nosotros, porque su coraje y su ternura son inextinguibles.
Elena partió con la esperanza de saber de Rodolfo, y era capaz de contagiar ese anhelo, por irrealizable que pareciera.

Gracias Elena, gracias querida Madre de tantos...

 COMISIÓN por los DERECHOS HUMANOS, Trenque Lauquen, 
11 de diciembre de 2018.

domingo, 11 de noviembre de 2018

40 largos años. En muchos casos TODA UNA VIDA, la vida transitada por nuestros hijos.

 1978 - 10 de noviembre - 2018

40 largos años. En muchos casos TODA UNA VIDA, la vida transitada por nuestros hijos.

1978, en medio de un difícil contexto sentimos un soplo de felicidad, en un principio con la llegada de nuestros hijos, luego, el horror se hizo presente. La desaparición de Ricardo. Peor que la muerte.

40 años que nos convirtieron en luchadores, en testimoniantes y a veces en seres encerrados en un silencio aterrador. Cada uno transitó la vida como pudo.

Nos llenaron de energías el ejemplo de los compañeros así como la coherencia y constancia de las MADRES.  Siempre nos encontramos en las calles haciendo realidad eso del “Codo a codo”. 

Hoy seguimos y seguiremos en los Tribunales exigiendo Justicia; en las marchas con sus banderas, en la MEMORIA… porque no olvidamos: una y otra vez sacamos a la luz sus nombres, los recordamos, los honramos. 

Acciones para mantener la MEMORIA.

En el último aniversario de su desaparición presentamos un libro en la FADU que recuerda a los 117 compañeros que pasaron por las aulas de ARQUITECTURA. Entre ellos se encuentra Ricardo.

Darío Coronda, impecable muralista, dejó retratados los rostros de Riki y Yoyi. Nos acompañan y siguen con su mirada nuestro andar, dándonos fuerzas para seguir.

Construimos nuevamente una baldosa que marcará sus pasos y sus historias en el domicilio de donde fueron arrancados de la vida, de los proyectos, del amor, de la militancia. Parece increíble pero el paso del tiempo hace que se borren las letras de la anterior pero ahí estamos para volver a escribirlas. 
Justamente pensábamos colocarla este día 10 de noviembre, circunstancias ajenas a nuestra militancia hicieron que cambiemos la fecha. Lo haremos el 8 de diciembre próximo a las 18.00 horas en el barrio de Palermo. (Borges 1745).

Y así seguimos andando. Como todos los años, este día es un DÍA de recuerdo, de compromiso, de reafirmar el espíritu de lucha para seguir exigiendo por ellos y por todos los compañeros: CONDENAS por GENOCIDIO, CÁRCEL COMÚN Y EFECTIVA para los GENOCIDAS.

¡NO OLVIDAMOS, NO PERDONAMOS Y NO NOS RECONCILIAMOS!

¡RICARDO, YOYI, TITIN Y DINA PRESENTES!
¡Hermano te abrazo! ¡HASTA LA VICTORIA!

Lidia Frank, hermana de Ricardo Alberto Frank.
Nota escrita para el diario La Opinión de Trenque Lauquen 10-11-18

Homenaje a Nilda Eloy : Jueves 15/11 - Calle 8 1135 - La Plata - 18 hs


Reparación vital, Susana Libedinsky fue secuestrada y desaparecida..

...Y no como constaba en los archivos y registros del colegio en los que figuraba "dejó de asistir a clases". Gracias a la investigación y búsqueda de alumnxs y del compromiso del cuerpo docente, fueron corregidos y establecido el reconocimiento vital a Susana... después de 42 años, se construye la memoria,  verdad y justicia.



Susana Beatriz Libedinsky, “Mecha”. Nacida el 8 de febrero de 1958 en Tigre, provincia de Buenos Aires. Integrante de la Unión de Estudiantes Secundarios (UES), estudiaba en el Instituto Superior de Profesorado de Educación Inicial “Sara C. de Eccleston” en Capital Federal, para el Profesorado de Jardín de Infantes. 

A la edad de 18 años fue secuestrada-desaparecida de su domicilio sito en Constitución 480, San Fernando, en la zona Norte ribereña del Gran Buenos Aires. Ocurrió un 18 de mayo de 1976. Ella pese a su corta existencia ya militaba en la Juventud Peronista y había sido una entusiasta alfabetizadora en la “Campaña de Reactivación Educativa del Adulto para la Reconstrucción” (CREAR), concretamente en la Villa Garupá, enclavada entre San Fernando y Tigre, provincia de Buenos Aires. Lectora y amante de las letras, en sus ratos libres escribía poesía. 

Susana creía fervientemente en los ideales de justicia, y se preparó profesionalmente para dedicarse plenamente a ese ideario, en el corto tiempo de su vida.

Estaba de novia con Gustavo José Pasik  que también fue secuestrado y “desaparecido” cuatro días más tarde.


El 18 de mayo de 1976, a la madrugada, un grupo fuertemente armado irrumpió en su hogar de la calle Constitución, en la localidad de San Fernando, en el Gran Buenos Aires, derribando la puerta de acceso a la casa. Entraron abruptamente siete u ocho personas vestidas de civil que no dejaron nada sin “requisar”. 

Por último, se llevaron a Susana con el propósito de interrogarla, según dijeron, agregando que luego volvería. La cargaron en un auto Ford Falcon estacionado en el extremo de la calle y esa fue la última vez que sus padres y sus hermanos vieron a Susana. 


No obstante, como un condimento de crueldad e incertidumbre a la tragedia, en días siguientes recibieron dos o tres breves llamados telefónicos de Susana, prueba de que estaba viva, hasta que los llamados cesaron y no se supo más de ella. Con los años, la familia pudo averiguar que estuvo detenida clandestinamente en Campo de Mayo.


Después de años del cruel eufemismo que Susana había dejado de asistir al colegio, y gracias a la implicación de lxs estudiantes, la familia y el conjunto de la comunidad educativa del Sara Eccleston, fueron corregidos los registros del colegio, plasmando la verdad sobre la desaparición de Susana, y junto a Barrios por la Memoria se armó una baldosa homenaje a Susana Beatriz Libedinsky Rabej. Militante popular desaparecida el 18 de mayo de 1976, tenía 18 años.

Su familia no desmayó en la búsqueda primero, y en el reclamo de justicia siempre. 
Su mamá y su papá, Dora Rabey y Roberto Libedinskyno pudieron vivir esta justa reparación en el instituto donde estudió Susana, pero sí sus hermanos, Jorge y Guillermo, recibieron los abrazos y participaron en el acto de reconocimiento y corrección de los datos de Susana en los registros del colegio, como en la colocación de la baldosa.