martes, 14 de octubre de 2014

Maria Lourdes Noia : a 38 años TE SEGUIMOS BUSCANDO

DETENIDA DESAPARECIDA DESDE EL 13/10/76 EN LA ESMA

Vital, inteligente, con firmes ideales y una ética frontal y solidaria, que nunca estuvo impulsada por intereses mezquinos o personales, sino que era parte de un proyecto compartido con todos sus compañeros/as, militante política partidaria desde la tierna edad de 16 años cuando entraste a la Universidad. Ya por los 70 finalmente llegaste a la Juventud Peronista, convencida que allí y junto al pueblo harían la revolución, mi querida militante de la JTP Docente, siempre solidaria, siempre sincera, siempre fuerte, siempre comprometida.

A 38 años de tu desaparición te seguimos buscando y exigiendo Verdad y Justicia, y Memoria porque eso merecen todos los compañeros detenidos desaparecidos.

NO A LA RESIGNIFICACIÓN, NO A NINGÚN MUSEO EN EL CASINO DE OFICIALES DE LA ESMA, QUE ES LUGAR DE PRUEBA EN LOS JUICIOS, RESPETEMOS A LOS COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS QUE ESTUVIERON DETENIDOS DESAPARECIDOS EN LOS CENTROS CLANDESTINOS DE DETENCIÓN, TORTURA Y EXTERMINIO.
No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos.

Toda información es importante por eso si fuiste amigo/a, compañero/a, o la viste en un C.C.D.T.y E., por favor contactate a treintamilhermanos@yahoo.com.ar

MARIA DE LOURDES NOIA A 38 AÑOS TE SEGUIMOS BUSCANDO DETENIDA DESAPARECIDA DESDE EL 13/10/76 EN LA ESMA

Vital, inteligente, con firmes ideales y una ética frontal y solidaria, que nunca estuvo impulsada por intereses mezquinos o personales, sino que era parte de un proyecto compartido con todos sus compañeros/as, militante política partidaria desde la tierna edad de 16 años cuando entraste a la Universidad. Ya por los 70 finalmente llegaste a la Juventud Peronista, convencida que allí y junto al pueblo harían la revolución, mi querida militante de la JTP Docente, siempre solidaria, siempre sincera, siempre fuerte, siempre comprometida. 

A 38 años de tu desaparición te seguimos buscando y exigiendo Verdad y Justicia, y Memoria porque eso merecen todos los compañeros detenidos desaparecidos.

NO A LA RESIGNIFICACIÓN, NO A NINGÚN MUSEO EN EL CASINO DE OFICIALES DE LA ESMA, QUE ES LUGAR DE PRUEBA EN LOS JUICIOS, RESPETEMOS A LOS COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS QUE ESTUVIERON DETENIDOS DESAPARECIDOS EN LOS CENTROS CLANDESTINOS DE DETENCIÓN, TORTURA Y EXTERMINIO.

No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos.Toda información es importante por eso si fuiste amigo/a, compañero/a, o la viste en un C.C.D.T.y E., por favor contactate a treintamilhermanos@yahoo.com.ar

domingo, 5 de octubre de 2014

Abuela de todos Compañera Mary, ¡presente!

“Yo aprendí a luchar cuando la policía mató a Walter”, decía Mary cuando le preguntaban de dónde sacaba la fuerza. 
Tenía 62 años cuando su nieto de 17 fue asesinado por la policía. A partir de entonces, su cara humilde y sufrida, detrás de esos anteojos que le sirvieron para conocer las atrocidades de un sistema aniquilador y desquiciado, se convirtió en el ícono de la lucha antirrepresiva. Hoy, a los 85, su cuerpo dijo basta.

Por 23 años, sin flaquear jamás, levantó la bandera de Walter y encabezó movilizaciones, escraches y marchas. Con su escaso metro cuarenta, se plantaba frente a las vallas, frente a las comisarías y los juzgados, y su estatura era inmensa cuando acusaba con su voz tan finita como firme. Ella sabía que a Walter lo mató la policía, y lo gritó por más de dos décadas.

Mary era una mujer del pueblo. Una trabajadora –trabajó en relación de dependencia hasta bien pasados los 70-, que comprendía muy bien por qué y para quién reprime la policía. Y se lo decía a los pibes que en cada marcha la saludaban con una sola palabra repetida: “...Abuela, abuela...”.

Siempre estuvo primera detrás de la bandera, y siempre lejos de los estrados y los despachos oficiales que respiran hipocresía. Confiaba sólo en la calle, en el barrio, en los pibes, en sus compañeros y compañeras de militancia.

Siempre se preocupó por agradecer. En cada marcha, agradecía en la calle, a los miles de pibes que no conocían a Walter pero venían. Agradecía por las zapatillas gastadas contra los adoquines, cuando la lógica ordenaba caminar con zapatos y por la vereda. Agradecía las gargantas saturadas de exigencias, cuando el silencio domesticaba las bocas. Agradecía por no dejar morir a su nieto. Y contaba a quien la quisiera escuchar que veía a Walter en cada pibe, y al comisario Espósito en cada policía.

Mary supo del dolor inmenso, de la indignación inacabable, de la desmesura del crimen que serpentea en las entrañas del estado. Supo que los criminales de uniforme son cobardes que especulan, que se arrastran por los pasillos como perros asustados, que se van a morir y sus huesos no servirán ni para abono.

Pero supo también de la voluntad inquebrantable, de la amorosa obstinación y la imprescindible perseverancia, de la prepotencia de la lucha organizada, de no aflojar, de seguir, de vivir en serio.

Mary Bulacio –María Ramona Armas de Bulacio, según su documento- supo de la dignidad y fue ejemplo de lucha para varias generaciones.

Hace muchos años que el cuerpo le aflojaba, pero se enojaba con nuestros cuidados (“No soy una vieja para ir en silla de ruedas, yo voy a caminar hasta Plaza de Mayo”, nos reprochó cuando quisimos evitarle la caminata). Y nos insistía: “Yo voy a seguir marchando hasta que condenen al comisario, o hasta que Tamarita pueda seguir sola”.

El año pasado, desde la cama, siguió la transmisión en vivo del juicio, y supo que había que seguir en la calle, marchando, organizándose. Tamara, hermana menor de Walter, ya ocupa su propio lugar en CORREPI. Mary puede descansar.

La gente se muere, es una verdad de perogrullo. Los que luchan, no se mueren.

Compañera Mary, abuela querida... ¡PRESENTE!

CORREPI (Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional)
en el ENA - Encuentro Nacional Antirrepresivo

jueves, 2 de octubre de 2014

Cristina Guerra : hasta la victoria siempre!!

Hoy falleció Cristina Guerra una gran luchadora, una mujer excepcional,compañera, amiga.

Cristina ex detenida desparecida de Mansión Seré, batalló y batalló para ver a los genocidas en la cárcel, hoy en gran parte gracias a su lucha se esta llevando adelante el juicio a la fuerza aérea

Su partida nos llena de una tristeza absoluta a todos los que compartimos este camino junto a ella.....

La vida es muy injusta su enfermedad fue producto del accionar genocida que dejo marcas internas y externas en todos los compañeros. .....

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE QUERIDISIMA COMPAÑERA.

miércoles, 21 de mayo de 2014

31 de mayo a las 15 hs. Baldosa por Juana María Armelin y José Ignacio Ríos

El sábado 31 de mayo, a las 15 horas, 

marcaremos los pasos de

Juana María Armelin y José Ignacio Ríos

militantes populares

detenidos-desaparecidos el 23-02-1978 y el 25-05-78
por el terrorismo de Estado.

Los esperamos en Navarro 2634, CABA

BARRIOS X MEMORIA Y JUSTICIA ALMAGRO

memorialmagro@gmail.com

www.memorialmagro.com.ar

sábado, 3 de mayo de 2014

Identificaron los restos del periodista Miguel Angel Bustos

Bustos fue secuestrado el 30 de mayo de 1976 y asesinado en un enfrentamiento fraguado. Recibió al menos dos impactos de bala. Estaba enterrado en el cementerio de Avellaneda.

 Por Ailín Bullentini

“La desaparición es un fantasma tan grande que no hay nada que quede por fuera de su marco; aparece todo el tiempo y encierra cualquier pregunta, cualquier interrogante, cualquier hipótesis.” La descripción pertenece a Emiliano Bustos, que la utiliza para definir aquello en lo que vivió y vive desde que tenía cuatro años. Todavía recuerda la noche en la que un grupo de tipos lo encerró junto a su mamá en la cocina de la casa familiar, en Parque Chacabuco, revolvió todo y se llevó a su papá, el poeta, periodista, antropólogo y profesor universitario Miguel Angel Bustos. Desde hace unos pocos días “el foco se cerró un poquito”, confiesa: fue cuando la Justicia confirmó el trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense, que identificó los restos de Miguel Angel, el militante desaparecido.

Hasta hace “algunos meses”, Emiliano sabía mucho de su padre y relativamente poco de lo que había sido de él tras su secuestro. Tiene recuerdos de aquel 30 de mayo de 1976, cuando cerca de las 20.30 una patota que se presentó como de la policía interrumpió por un rato la rutina del sexto B de Hortiguera 1521, en Parque Chacabuco, y cambió su vida para siempre. Se llevaron a Miguel Angel y, desde entonces, para Emiliano no hubo más historia que esa: siempre supo de la militancia de su papá en el frente cultural del Partido Revolucionario de los Trabajadores, por donde también pasaron el escritor Haroldo Conti y el cineasta Raymundo Gleyzer; de su ser poeta –publicó cinco libros de poesía–, de sus colaboraciones periodísticas en las revistas Siete Días y Panorama, los diarios La Opinión y El Cronista Comercial y, con más compromiso, en la publicación Nuevo Hombre, del PRT. Antropólogo, también docente universitario. Cuando creció, Emiliano dedicó muchos años a recopilar la obra poética y periodística de su papá, que en 2007 editó el Centro Cultural de la Cooperación. “Fue una manera de reconstruir lo que pude de él y también reconstruirme yo”, sostuvo.

Casi 40 años después, el EAAF le regaló varias piezas del rompecabezas. Su papá había sido asesinado en un enfrentamiento fraguado el 20 de junio de 1976, 20 días después de haber sido secuestrado. Su cuerpo fue “encontrado” junto al de otras diez personas en la Costa Sarandí, Avellaneda, provincia de Buenos Aires. “El parte del Ejército dice que fue en Lomas de Zamora, pero se confundieron de partido”, detalla Emiliano en referencia a los documentos que sobre el presunto enfrentamiento dejó constancia esa fuerza, una de sus prácticas habituales para eliminar militantes durante el terrorismo que desarrolló la última dictadura cívico militar. El comunicado fue reproducido por los diarios Clarín, La Nación y La Razón. El EAAF cruzó esa información con los registros del Cementerio de Avellaneda, que revisaron para chequear datos de los cuerpos, inhumados como NN, que habían encontrado en fosas individuales. El caso es particular: aquel cementerio fue uno de los principales espacios utilizados por los represores para “desaparecer” los cuerpos de militantes asesinados: allí hay 18 fosas comunes, además de estas 11 individuales –el EAAF las encontró a principios de 1990–. Los registros del cementerio respondieron: esos 11 cadáveres habían sido enterrados el 21 de junio del ’76.

Por aquellos días, la familia de Bustos recién comenzaba la búsqueda. “Yo lo esperé y lo esperé, siempre. Con el regreso de la democracia ya se supo más de lo que había sucedido con los desaparecidos, pero seguimos. La acompañaba a mi vieja a las marchas, Familiares era nuestro segundo hogar”, recordó Emiliano. Nunca supieron nada más. Aún hoy no se sabe en qué centro clandestino estuvo secuestrado. A partir de la identificación de su cuerpo, algunas conjeturas lo ubican en Vesubio. Dos de los cuerpos que aparecieron en las fosas individuales –casi todos fueron identificados– pertenecen a Hugo Mittón y Héctor Fabiani, ambos vistos en ese infierno de Esteban Echeverría, en el sur del conurbano. Fabiani, además, dirigía el frente cultural del PRT donde militaba Miguel Angel, y fue secuestrado con Conti, que también permaneció detenido allí.

“Es una reconfiguración de mi presente, pero también de mi pasado”, confesó Emiliano acerca del cimbronazo de la identificación, que lo sacudió en varios niveles. Además de dónde y cuándo, el EAAF –a quienes se expresó “absolutamente agradecido”– le contó cómo: “El individuo bajo estudio recibió al menos dos impactos de proyectil de arma de fuego que afectaron cráneo”, transcribe la resolución de la Cámara Federal –firmada por los camaristas Martín Irurzun, Eduardo Farah, Horacio Cattani y Eduardo Freiler– emitida el 20 de marzo de 2014, desde el informe del EAAF. La de la Justicia fue la palabra última que selló el 99,9 por ciento de coincidencia entre las muestras aportadas por Emiliano y el hermano menor del poeta a la institución investigadora y los restos de uno de los cuerpos encontrados en el Cementerio de Avellaneda. “Mientras leía el informe volvía a oler el aroma de mi viejo –destaca Emiliano, aún con asombro–. Leí ‘pelo entrecano’ y viajé inmediatamente a los brazos de él, a su cuerpo.”

sábado, 29 de marzo de 2014

Sábado 5 de abril baldosa por Carlos Alberto Tito Flores


El sábado 5 de abril, a las 16 horas, marcaremos los pasos de Carlos Alberto “Tito”  Flores militante popular
detenido-desaparecido el el 31-03-1977 por el terrorismo de Estado.Los esperamos en 33 Orientales 650, CABA


BARRIOS X MEMORIA Y JUSTICIA ALMAGRO
memorialmagro@gmail.com
www.memorialmagro.com.ar

lunes, 2 de diciembre de 2013

CARTA A MI NIETA CLARA ANAHÍ

Clara Anahí, mi querida nieta, espero que te lleguen estas líneas y así puedas ver algo de vos reflejado en ella. Diana, tu mamá, nació el 3 de diciembre de 1950 en la ciudad de La Plata. Ella te protegió, con su vida, hasta el momento antes de que las fuerzas armas te entregaran a otra familia para que te crie aquel 24 de noviembre de 1976. Tenías tan solo 3 meses de edad. Por eso es que te pido que busques parecidos, hasta en tus fotos viejas… y te animes! 

Tu mamá medía un metro setenta, era delgada, tenía piel clara, cabello ondulado y castaño tirando a rubio, ojos color miel y una hermosísima sonrisa que desnudaba sus dientes muy blancos y parejos. Sus voz tenía una dulzura particular porque cuando hablaba se le patinaba un poco la “ese”. Aunque, a raíz de su ímpetu juvenil, caminaba siempre apurada y de un modo algo atolondrada, era realmente delicada. Quienes la conocieron comentan que Diana llamaba la atención por su “brillantez intelectual”, por ser “excelente alumna” y por sus vehementes “discursos de asambleas”. 

El amor y esperanza que tengo en mi corazón es tan grande que espero llegue al tuyo y vengas a mi. Búscate que me encontraras tan pronto como quieras. Te espero, te busco y te quiero mucho mi querida Clara Anahí.