jueves, 22 de diciembre de 2011

Se suicida Fortunato Curima, testigo en el juicio Causa Goya

Goya, Corrientes, 20 de diciembre de 2011

La Asociación ME.DE.H.S. (MEMORIA DERECHOS HUMANOS Y SOLIDARIDAD) de Goya comunica con hondo pesar que en el día de ayer (19 de diciembre de 2011), puso fin a su vida en Paraje Aguaí Departamento de Perugorría , Fortunato Curimá, quien había sido testigo en el Juicio por delitos de lesa humanidad de la Causa Panetta o Causa Goya.

Fortunato Curimá, un humilde campesino, quien participaba de las Ligas Agrarias en busca de mejores condiciones de comercialización para la producción del tabaco y a través de ello la búsqueda de una vida más digna, fue detenido en 1977 por fuerzas policiales y del ejército y trasladado clandestinamente al Club Hípico de Goya, donde sufrió graves torturas, luego fue llevado a distintas cárceles del país y tras varios años de cautiverio liberado en la ciudad de La Plata.
La tortura y malos tratos dejaron marcas profundas en su cuerpo y en su alma, incluso perdió a su familia y sus bienes, tal lo refirió cuando el Tribunal Oral  Federal le tomó testimonio en el mes de julio en el salón parroquial de Perugorría ya que su estado físico no le permitía trasladarse a Goya y además estaba afectado su corazón y su ánimo por un estado depresivo.

Finalmente optó por poner fin a su vida.
Ante este hecho ME.DE.H.S. expresa su profundo dolor y llama a la reflexión sobre las secuelas traumáticas de la represión ilegal en muchas víctimas de la dictadura militar y hace votos para que nunca más el estado de derecho sea usurpado por un gobierno dictatorial como el que impuso como método de control y represión el terrorismo de estado.
POR MEMORIA VERDAD Y JUSTICIA, FORTUNATO CURIMA, PRESENTE AHORA Y SIEMPRE.

                                                  COMISION DIRECTIVA ME.DE.H.S. GOYA

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Identifican los restos de dos personas desaparecidas

Se trata de Cecilia Rotemberg y Tomás Adolfo Paredes. Es en el marco de las actuaciones, encabezadas por el juez Horacio Cattani, por la búsqueda de la verdad y destino final de desaparecidos durante el último gobierno militar

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la Capital Federal, dictó el 22 de noviembre de este año, las resoluciones nros. 30 y 31/11-P, mediante las cuales formalizó la identificación de dos personas que se encontraban desaparecidas. Una de ellas fue identificada mediante un cotejo dactiloscópico y la otra por confronte genético entre muestras óseas y sanguíneas, por lo que en este caso se ordenó la entrega de sus restos a los familiares. Dispuso también el Tribunal, la extracción de testimonios para su remisión al Juzgado Federal N° 3 de la Capital Federal, donde tramita la causa nro. 14.216/03 “Suárez Mason, Carlos G. y otros s/homicidio…”, por tratarse de ilícitos cometidos en la jurisdicción del Primer Cuerpo de Ejército de esta ciudad.

Una de las personas identificada resultó ser Cecilia Rotemberg. Nacida en Capital Federal, tenía 21 años de edad al momento de su deceso y era ex alumna del Liceo franco-argentino Jean Mermoz.

Fue secuestrada el día 2 de enero de 1977 en Isidro Casanova, Provincia de Buenos Aires. Su cuerpo fue encontrado el día 5 de febrero de 1977 en la intersección de las calles Cotagaita y Juramento, de la localidad de San Justo, junto al del ciudadano español Manuel Coley Robles (identificado en el año 2009 por este Tribunal). Ambos habían sido inhumados como “N.N.” en el Cementerio Municipal de Villegas, Partido de La Matanza.

Entre  los esqueletos del citado cementerio que fueron exhumados por el Equipo Argentino de Antropología Forense en los años 2006 y 2007, se encontraba el de Cecilia Rotemberg, con impactos de proyectiles de arma de fuego en su cuerpo.

Los estudios genéticos realizados por los laboratorios “The Bode Technology Group Inc.” (E.E.U.U.) y “L.I.D.M.O.” de la ciudad de Córdoba, complementaron los estudios antropológicos y resultaron concluyentes para efectuar la referida identificación.

La otra persona identificada es Tomás Adolfo Paredes. Al momento de su secuestro, ocurrido el 7 de mayo de 1976 en Capital Federal, tenía 47 años de edad.

Las gestiones efectuadas por esta Cámara permitieron localizar el expediente que tramitó en el entonces Juzgado Penal N° 6 de La Plata, iniciado el 8 de mayo de 1976, por el hallazgo de un cuerpo sin identificar en un descampado de Cañuelas, Provincia de Buenos Aires.

Los restos del “N.N. masculino” fueron inhumados en el cementerio de esa localidad, y la sepultura fue reutilizada sucesivamente en los años 1980 y 2006, por lo que no fue posible su recuperación.

Sin embargo, las huellas dactilares que oportunamente se obtuvieron de la persona encontrada sin vida, se remitieron a los archivos de Policía Federal Argentina, circunstancia que permitió cotejarlas con las huellas dactiloscópicas de la ficha de Tomás Adolfo Paredes, obrante en el Registro Nacional de las Personas, con resultado positivo.

Teniendo en cuenta estos últimos resultados, las tareas emprendidas por este Tribunal, en el marco de la “búsqueda de la verdad”, tendientes a determinar el destino de personas "desaparecidas" durante el período 1976/1983, permitieron hasta el momento, lograr 233 identificaciones, con entrega de restos en 202 casos.

Buenos Aires, 16 de diciembre de 2011.

Hace trece años se plantó un árbol en su memoria Gualeguaychú

Participaron integrantes de Madres de Plaza Gualeguaychú.
 
Este sábado en la plaza Manuel Belgrano, frente al espinillo que plantó Don Orlando Raffo hace trece años en honor a su hijo Lito, se desarolló un homenaje a quien fue detenido el 3 de marzo de 1977 -en su domicilio de la Capital Federal- por fuerzas Conjuntas de Seguridad y desaparecido. La distinción fue organizada por los miembros del Centro de Estudiantes de Gualeguaychú en Buenos Aires (Cegeba) y consistió en el descubrimiento y la bendición de una placa ubicada junto al espinillo que Don Raffo plantó en Plaza Belgrano. “No sé cómo expresarles mi agradecimiento a los chicos que vinieron con esta propuesta de hacer una placa. Es demasiado grande lo que han hecho por nosotros. Al arbolito que tengo acá atrás, que fue plantado pensando en Lito, lo dedico a todos los desaparecidos”, expresó el padre ante un importante número de personas, entre las cuales se encontraba el intendente Juan José Bahillo El momento de mayor emoción se vivió cuando Don Raffo se acercó pausada y dificultosamente al micrófono para agradecer por este gran gesto de amor. No hubo un rostro del que no brotaran lágrimas. “Mi corazón late muy fuerte porque no esperaba tanta cantidad de gente y tanta juventud. Recordar a “Lito” a través de este árbol me conmueve inmensamente”.

“No se cómo expresarles mi agradecimiento a los chicos que vinieron con esta propuesta de hacer una placa. Es demasiado grande lo que han hecho por nosotros. Al arbolito que tengo acá atrás, que fue plantado pensando en Lito, lo dedico a todos los desaparecidos”.

El acto contó con un importante número de amigos, familiares, vecinos y jóvenes; destacándose la presencia de los padres de Lito, Don Orlando de 86 años y Doña Lola de 89. También estuvieron presentes integrantes de Madres de Plaza Gualeguaychú.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Un lugar para José Santiago

La  albergará los restos de un estudiante desaparecido

La Universidad Nacional de Río Cuarto aprobó resguardar los restos de José Santiago “Pocho” Amato, a pedido de su familia, hasta que la Justicia autorice su cremación. “La idea es hacer visible al conjunto de los desaparecidos”, dijo el rector Ruiz.

Los restos de José Santiago Amato, secuestrado y asesinado por la dictadura, permanecerán en la Universidad Nacional de Río Cuarto, donde Amato fue alumno. Es inédita la resolución del Consejo Superior de la UNRC, que dio lugar al pedido de Leticia Amato, hermana de José, para que los restos del estudiante sean cuidados por la universidad hasta tanto la Justicia permita su cremación, lo que, en definitiva, ha decidido la familia. “Acompañamos humanitariamente, desde el abrazo, el pedido de la familia de José Santiago, en un compromiso afectivo con ellos –dijo el rector de la UNRC, Marcelo Ruiz–. Es un gesto simbólico y un acto educativo. En nombre de José, la idea es hacer visible al conjunto de los desaparecidos.”

Nacido en Río Cuarto en septiembre de 1954, José Santiago “Pocho” Amato fue estudiante de Medicina Veterinaria de la UNRC entre 1973 y 1975, al tiempo que militaba en el Partido Revolucionario de los Trabajadores. Ante la represión que encabezó en la provincia el gobierno del interventor y brigadier José Lacabanne, el joven se marchó a Buenos Aires. Ya en 1976, Amato fue secuestrado en el partido bonaerense de Berazategui y asesinado el 31 de enero de ese año, cuando tenía 22 años.

Su cuerpo fue hallado en Munro, en 1984, junto a otros siete militantes asesinados, y todos fueron enterrados en una fosa común en el cementerio de Vicente López. Recién en noviembre de este año, a partir de los estudios de ADN realizados por el Equipo de Antropología Forense, pudo establecerse su identidad. Al fin, una resolución judicial estableció que la familia tomara posesión de los restos. Sin embargo, aún no los han autorizado a realizar su cremación, cosa que ya han decidido. Hasta entonces, los Amato le confiarán a la UNRC el cuidado de los restos de José.

Para ello, Leticia Amato, hermana de Pocho, escribió una carta dirigida al rector de la UNRC, Marcelo Ruiz, pidiéndole que los restos de su hermano permanecieran en el campus de la universidad. “Mi hermano tuvo un profundo cariño por esta universidad, y siempre la sentía junto al pueblo como una instancia liberadora. Por esta razón sería un orgullo y un honor que sus restos pudiesen descansar en este predio”, anotó Leticia. Su nota fue acompañada por el texto “José Santiago Amato: Crónica de un estudiante”, escrito por Juan Muzzolón, amigo y compañero de militancia de Amato.

El Consejo Superior de la UNRC resolvió esta semana, por unanimidad, aceptar la solicitud de los Amato. “Desde la universidad hoy hay una política de hacer visibles las marcas de la dictadura –le dijo a Página/12 el rector Marcelo Ruiz–. En nuestro caso no tenemos aún una reconstrucción histórica de esta etapa, y en eso estamos, haciéndolo con distintos tipos de registros.” Ruiz también destacó el trabajo de docentes de la universidad en el vínculo con la familia Amato. La idea es “hacer visible en la persona de José a todos los desaparecidos y muertos por la dictadura militar argentina –dijo–. La figura perversa del desaparecido fue la creación del horror de la dictadura. Ponerlo en palabra, volver a nombrar a José, es continuar con la tarea de las organizaciones de derechos humanos de poner en palabra donde existía el hueco del horror”.

Los restos de José Santiago Amato serán entregados a la Universidad de Río Cuarto el próximo martes, en un acto que encabezará el rector Ruiz y que contará con la presencia del profesor Guillermo Ashworth, representante de la UNRC en la Comisión Municipal por la Memoria, y familiares y amigos de los Amato. Los restos del estudiante permanecerán junto a un monolito en el patio de la Facultad de Agronomía y Veterinaria.

lunes, 12 de diciembre de 2011

El recuerdo de Adriana Calvo

Por Santiago, Martina y Teresa Laborde *

No fue lo que se dice un amor, ni de regalar sonrisas. Era más bien justa.

Nunca fue un cascabel de alegría ni de simpatía, sino franca y recta como una viga.

Se le notaba a una cuadra su parecer. No podía, ni quería evitarlo. No le importaba.

Incisiva, y directa. Racional, lúcida y resolutiva.

De fácil gritar. Su carácter puede adjudicárselo al ser la única mujer, y la más chica de seis hijos que tuvieron mis abuelos. Cinco hermanos varones la criaron y cuentan los tíos que fue una pésima arquera de los dos a los diez años.

Y ahí, en esa anécdota familiar, la vemos casi irreconocible. Porque es una de las pocas veces que asiente, resignada. Uno de los pocos lugares de su vida, donde tuvo que aceptar la situación sin discutir ni chistar. Y aun con sus sesenta y dos lo recordaba con un dejo de fastidio intravenoso. De hecho, les adjudicaba a sus cinco hermanos varones el luchar contra cualquier injusticia desde niña.

De estar a gusto entre muchos, de encontrarse laboralmente en las ciencias duras y exactas, la física.

De luchar con los medios porosos, titular de cátedra, pero al mismo tiempo, todo al mismo tiempo y con toda su alma completándose en lo social. Su esencia, su vida.

La de luchar y dedicarse de cuerpo entero –por haberlo puesto– (a sus treinta años), a conseguir ver en las sombras hasta el último responsable del genocidio que supimos conseguir como país.

Y lo cumplió, trabajando hasta dos días antes de su muerte, con planillas Excel, donde figuraban los nombres de los genocidas, distribuidos por campos de concentración.

Y esas planillas son hoy documentos que sirven en los juicios a los genocidas.

Lo mismo que su testimonio.

Y no sólo se comprometía con las violaciones de los derechos humanos de ayer, sino con las actuales. Participaba en cada repudio donde el Estado violara un derecho. Mamá había estado por última vez en la plaza el día que mataron a Mariano Ferreyra. Esa tarde salimos de la quimioterapia y era imposible para cualquiera hacer alguna actividad después de estar cuatro horas recibiendo quimio.

La dejaban planchada. Pero esa tarde, volviendo del hospital, escuchamos la noticia por la radio y se puso a llorar desconsoladamente, puteaba a los cuatro vientos y me pidió que igual la llevara a la plaza que “tenía que estar”. Y la llevé, y se sostuvo de pie, sólo de bronca no más creo yo.

Daba la sensación de que las injusticias en este país le daban una fuerza interna para activar, movilizar y movilizarse.

Se está cumpliendo el primer año de su fallecimiento, y sus hijos, sus nietos, sus hermanos, familiares, amigos y compañeros te admiramos porque vos mejor que nadie honraste la vida. La tuya, la de los 30 mil detenidos desaparecidos y la de todos los que se comprometen a que este país sea más justo.

Porque como bien nos repetías hasta el hartazgo, “los malos ganan si los buenos no hacemos nada para impedirlo”.


Te extrañamos Mamá. Muchísimo.

* Hijos de Adriana Calvo, ex titular de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, fallecida el 12 de diciembre de 2010.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Identificaron los restos de tres hermanos desaparecidos

Se trata de los hermanos Armando Ruperto, Edgardo Buenaventura y Dardo César Torres, quienes fueron secuestrados de sus domicilios entre la noche del 7 y la madrugada del 8 de diciembre de 1976.

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la Capital Federal, dictó el 10 de noviembre de este año, la resolución nro. 29/11-P, mediante la cual formalizó la identificación de tres personas que se encontraban desaparecidas y ordenó la entrega de sus restos a los familiares.

Asimismo dispuso el Tribunal, la extracción de testimonios para su remisión al Juzgado Federal nro. 3 de la Capital Federal, donde tramita la causa nro. 14.216/03 “Suárez Mason, Carlos G. y otros s/homicidio…”, por tratarse de ilícitos cometidos en la jurisdicción del Primer Cuerpo de Ejército de esta ciudad.

Se trata de un conjunto de esqueletos que fueron exhumados de distintos cementerios de la Provincia de Buenos Aires entre los años 1983/1985 y remitidos a la Asesoría Pericial de La Plata para su identificación, la que no se pudo determinar en ningún caso.

 Todos ellos fueron recuperados por orden de este Tribunal entre los años 2002 y 2007, tarea que llevó a cabo el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

Los restos óseos de estas tres personas fueron encontrados en el Cementerio Municipal de Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires. Los estudios genéticos realizados por los laboratorios “The Bode Technology Group Inc.” (E.E.U.U.) y L.I.D.M.O. de la ciudad de Córdoba, complementaron los estudios antropológicos y resultaron concluyentes para efectuar las referidas identificaciones.

En esta ocasión, se trata de tres hermanos: Armando Ruperto, Edgardo Buenaventura y Dardo César Torres. Todos ellos fueron secuestrados de sus domicilios entre la noche del 7 y la madrugada del 8 de diciembre de 1976.

Los hermanos Torres trabajaban en la Química Mebomar, en Esteban Echeverría, Provincia de Buenos Aires, y formaban parte de su Comisión Gremial Interna. Eran oriundos de la localidad de Mojones Norte, Provincia de Entre Ríos. Al momento de producirse sus secuestros, Armando tenía 23 años de edad, Dardo 28  y Edgardo 31.

Las constancias documentales reunidas permiten tener por acreditado, que el día 24 de diciembre de 1976, fueron hallados los cuerpos sin vida de nueve personas de sexo masculino en Larroque y Camino Negro, Banfield, que posteriormente fueron inhumados como “N.N.” en el Cementerio Municipal de Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires.

Cabe recordar que las tareas emprendidas por este Tribunal permitieron hasta el momento, lograr 231 identificaciones, con entrega de restos en 201 casos.

martes, 6 de diciembre de 2011

El Bebe D'Alessio: Un homenaje para “romper el silencio”

Con una baldosa y un documental recordaron a José Luis D'Alessio, El Bebe
 
Su hija Malena, familiares, compañeros de militancia y organismos de derechos humanos colocaron ayer sobre Tucumán al 1900 una baldosa que recuerda que José Luis D’Alessio fue secuestrado el 27 de enero de 1977.
“Aquí vivió José Luis D’Alessio, El Bebe, militante popular”, dice la placa.
 
Por Ailín Bullentini

José Luis D’Alessio vivió en Tucumán 1981 hasta sus veintitantos. Para entonces, El Bebe estudiaba Derecho en la Universidad Nacional de Buenos Aires y recorría los pasillos de esa facultad y los de Filosofía y Letras montado en la militancia juvenil de los ’70. Había llegado a ella a través del comunismo, luego el peronismo de la JP y después Montoneros. Se convirtió en un “responsable” de aquella agrupación y renunció a ella cuando las cosas ya estaban complicadas, pero nunca abandonó el país. Su única hija, Malena D’Alessio, tenía poco más de dos años cuando recibió el último beso de su papá, el día que el Ejército se lo llevó secuestrado. Ayer, ella, su familia y algunos compañeros de su propia militancia y de la de su padre colocaron en la vereda de la calle Tucumán una baldosa que recuerda que el 27 de enero de 1977 fue el día en que José Luis se convirtió en uno de los 30 mil desaparecidos que dejó como saldo la última dictadura. “Mucha gente me decía que esto era bueno para cerrar una etapa, que era como un entierro. Para mí es todo lo contrario. Este homenaje es un desentierro de mi viejo y un comienzo distinto desde este lado, de los que estamos en el camino de la reconstrucción”, comentó Malena.

La baldosa, realizada junto con la agrupación Barrios por la Memoria y Justicia, tomó posición en esa vereda del barrio porteño de Balvanera a media tarde de ayer y tras la proyección, en plena calle, de un documental que Malena realizó sobre la vida de su padre. El abrazo final entre la muchacha, su tío Alfredo y su abuela Sofía, la parte más sólida del núcleo familiar paterno que la cantante de Actitud María Marta siempre tuvo a su lado, fue el cierre emocional del breve homenaje que realizaron al Bebe junto a amigos, militantes, vecinos y la presencia de organismos de derechos humanos como Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Hijos y Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas. Luego llegó la música para “festejar la vida”, dijo Malena, de su banda, de la murga uruguaya Falta y Resto y de Los Negros de Miércoles, que rescatan la cultura peruana.

“Durante toda la vida tuve como causa rescatar a mi viejo del olvido social, familiar, y en lo personal. Sentía que a mi viejo se lo había tragado la tierra y que si yo no hacía algo iba a quedar encerrado en las catacumbas del olvido, sepultado junto a toda aquella generación”, remarcó la integrante de la agrupación Hijos, cuando el ruido del cincel y la maza haciendo lugar en el cemento de la vereda dejaron de oírse.

Malena canalizó ese “deber hacer” en un documental que desanda la vida de su padre desde la voz de tan solo algunos pocos testimonios, el de aquellos que lo conocieron bien de cerca, desde adentro. Alfredo y Sofía, su familia de sangre; Néstor “Tito” Bolomo, Susana García y algunos otros que integraron su familia militante; Yenny, a quien eligió para construir su propia familia y con quien tuvo a Malena; Silvio Schnek y otros trabajadores de la Comisión de Seguridad e Higiene de Astilleros Astarsa, sus hijos de la militancia. “Durante muchos años no pudimos en mi familia hablar de mi viejo. El documental y la baldosa es romper ese trauma que nos costó tanto: el silencio, el no poder hablar”, concluyó.

Las voces describieron a un tipo bueno, fuerte y solidario. “Un abrazo de él era inolvidable, dejaba marca y daba la protección que para muchos fue indispensable en los tiempos más duros”, destacó Schnek. Desconfiado del poder. Corajudo y tenaz. “Siempre rechazaba todo aquello que llegara desde arriba sin pasar por el debate o la discusión colectiva”, destacó Susana, quien hace muchos años vive en España. Fiel a sus amigos, a sus principios y a sus responsabilidades. “Ya se había ido de Montoneros. Ya hablaba de nuestro peligro y nuestra derrota. Y sin embargo, no se fue del país para no abandonar a aquellos que dependían políticamente de él”, describió Tito, su “mejor amigo”, en el audiovisual.

El 27 de enero de 1977 tenía una cita con una trabajadora de Astarsa a la que nunca llegó. Cuando sonó el timbre ese día en Tucumán 1981, Sofía encontró a su hijo menor “acompañado de un soldado con un fusil”, recordó la abuela en la charla compartida con su nieta reproducida ayer sobre aquella misma calle. Hoy cumple 102 años y ayer fue la primera vez que pudo dejar una flor al lado del nombre que recuerda a su hijo menor. “Seguramente se creyó derrotado y quiso saludarte, Malena”, intentó, en la misma situación, Alfredo, quien fue secuestrado junto al Bebe y permaneció detenido junto con él en el centro clandestino del Pozo de Quilmes. A él lo largaron una semana después. “Me dijo que te diera un beso. Y ésa fue su despedida”, cerró entre lágrimas.

“Tras 35 años, el Bebe tiene la misma vigencia y valor que tenía para nosotros entonces: la certeza de que existen hombres que no se negocian, que actúan por el solo hecho de sostener con lealtad su propia palabra, incluso en la soledad de sus últimos momentos –definió Tito con la vista puesta en la baldosa, rodeado de tantos otros compañeros de aquellos años en que lo perdió para siempre–. José Luis nos fue leal hasta el último momento y no nos delató. Yo le debo la vida.”

lunes, 5 de diciembre de 2011

Honran a Julio Castro con guardapolvos blancos

El periodista y maestro uruguayo desaparecido en 1977, habia fundado el Frente Amplio y la revista Marcha

Con el tradicional uniforme de trabajo de los maestros, y fotos de Castro, los participantes intercalaron momentos de silencio con espontáneos aplausos y pedidos de justicia. Sus restos fueron identificados esta semana tras ser excavados en un cuartel.

Cientos de personas se concentraron en una plaza céntrica de Montevideo para rendir homenaje al maestro rural y periodista Raúl Castro asesinado durante la dictadura, tras el reciente hallazgo de sus restos. Con guardapolvos blancos, el tradicional uniforme de trabajo de los maestros, y fotos de Castro, los participantes intercalaron momentos de silencio con espontáneos aplausos y algunos cánticos que pedían justicia, en medio de emotivos abrazos entre familiares de desaparecidos.

“Tengo sentimientos encontrados, por un lado tranquilidad de encontrar un cuerpo, cerrar parte del círculo e iniciar el duelo, pero por otro una indignación muy grande porque el hallazgo es la corroboración de que la Comisión para la Paz dio datos falsos”, dijo Roberto Castro, nieto del maestro asesinado, que participó en la concentración. La Comisión para la Paz, instalada por el gobierno de Jorge Batlle, había llegado a la conclusión de que los restos de Julio Castro ya no estaban en el Batallón 14. Además de ese dato erróneo, la investigación afirmó que Castro murió como consecuencia de las torturas a las que fue sometido. No obstante, tras identificarse el cuerpo, fuentes judiciales informaron que Castro había sido ejecutado.

Los restos fueron hallados el 21 de octubre en el Batallón 14, en el Departamento de Canelones, 45 kilómetros al norte de Montevideo, a 1,40 metro de profundidad en una fosa excavada en la roca y rellena de cal.

Además del anuncio de la identidad de los huesos, el jueves se conoció un informe de una Junta Médica Forense designada por el Poder Judicial, que concluyó que la causa más probable de muerte es el disparo de arma de fuego a nivel craneal, según el comunicado difundido por la Suprema Corte de Justicia. La Comisión para la Paz en su informe de 2003 elaborado en base a testimonios, muchos de ellos anónimos, había señalado que el docente fue sometido a torturas a consecuencia de las cuales falleciera, el 3 de agosto de 1977. La Comisión para la Paz había concluido que los restos de Castro fueron exhumados, incinerados y arrojados al Río de la Plata en 1984, en el marco de la llamada “Operación Zanahoria”.

La Operación Zanahoria, que se habría llevado a cabo a fines de la dictadura, consistió en exhumar los cadáveres de los desaparecidos de los cementerios clandestinos, volver a enterrarlos de pie y plantar árboles encima para dificultar una posible búsqueda.

Se va a continuar la búsqueda de restos de desaparecidos en el Batallón 14. En 2005, tras la llegada al poder de la izquierda, se iniciaron excavaciones en predios militares y otros terrenos que llevaron al hallazgo de los restos de Fernando Miranda y Ubagesner Chávez Sosa, dos militantes comunistas desaparecidos.

Durante el régimen militar en el país sudamericano desaparecieron más de 200 opositores, la mayoría en Argentina en el marco del Plan Cóndor. El secretario de la Presidencia, Alberto Breccia, dijo que el caso del maestro Julio Castro cambia relativamente el panorama respecto de la teoría de muertes durante la dictadura. Si bien Breccia aclaró que todavía no hay una confirmación certera sobre cómo murió Castro, la teoría más firme es que fue ejecutado. “El caso nos estaría enfrentando al primer desaparecido que no habría muerto, como lo venía diciendo el discurso: porque ‘se les fue la mano’.” El secretario de la Presidencia explicó que el caso de Castro “podría estar indicando que, por lo menos, esto no siempre fue así”. Por el contrario, dijo que el caso vendría a corroborar que también existieron ejecuciones. “Al menos genera esa sensación y nos enfrenta a ese tipo de interrogantes e hipótesis, puede haber otros desaparecidos muertos en estas condiciones y no por excesos en las torturas”, aseguró. No obstante, acotó que el caso cambia relativamente el panorama porque ya se sabía que se habían producido fusilamientos, la diferencia es que se trataría del primer desaparecido en estas condiciones. Otro antecedente de ejecución sumaria fue el caso de los fusilados de Soca, con la salvedad de que ellos nunca estuvieron desaparecidos, sino que fueron entregados a sus familias.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Baldosa en Morón

La organización H.I.J.O.S. colocó ayer una baldosa en Morón para recordar a Juan Carlos García, Graciela Alberti y Santiago Murphy, detenidos y desaparecidos por la última dictadura militar. El hijo de García y sobrino de las otras dos víctimas, Santiago, reivindicó la militancia de sus familiares en la Acción Católica y luego en el peronismo: “Hoy se cumplen 35 años de que nos secuestraron a mí y a mi padre en esta casa que siempre fue montonera y militante”, aseveró, y se manifestó conforme con el fallo de la megacausa ESMA, en la que se condenó a prisión perpetua a Adolfo Donda, responsable de la desaparición de su tía Graciela.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Acto en homenaje a José Luis D'Alessio

Una baldosa en homenaje al “El Bebe”

Le decían “el Bebe” y está desaparecido. José Luis D’Alessio, visto por última vez en el campo de exterminio Pozo de Quilmes, tendrá una baldosa de recuerdo y homenaje que será colocada el domingo 4 de diciembre a las 16.30 en Tucumán y Ayacucho, donde vivía.

El acto fue organizado por su familia, en especial su hija Malena, y la agrupación HIJOS. Además de la proyección de un documental sobre su vida, actuarán la murga Falta y Resto, Negros de Miércoles y otros artistas.

José Luis D’Alessio nació en 1948 y luego de su primaria en el Roca siguió estudiando en el Nacional Buenos Aires, donde comenzó su actividad política. En 1974 se incorporó a Montoneros y militó en fábricas y otros ámbitos del conurbano.

Fue secuestrado el 28 de enero de 1977, junto a varios miembros de su familia, y su derrotero por los campos de tortura y detención tiene un punto de identificación clara en el Pozo de Quilmes, certeza que permite que su causa sea una de las que siguen abiertas en la Justicia.

“Los relatos de sus compañeros y amigos mencionan su valentía y rectitud militante (...) Le ponía el cuerpo a sus ideas”, escribió su hija Malena, artista e integrante del grupo Actitud María Marta. “Este es uno de los constantes esfuerzos por mantener viva la memoria, recordar la lucha y entrega de miles de argentinos por un país más justo, y sostener alta la necesidad de la continuidad de los juicios contra los genocidas.”

Homenaje a José De Luca

PROGRAMA DEFINITIVO

15 hs. Apertura de la Casona:
            Exposicion de fotos y testimonios de la vida y la lucha de José De Luca.

            Muestra actividades de la Casona Ecuménica de los trabajadores
            Muestra del CCyA El Cántaro
            Muestra de fotos del Mural y la recuperación de la fachada de la Casona

16 hs. Reconocimiento de la IEMA al Ministerio de José
            Homenaje de la Legislatura Porteña a la labor ecumenica de José
            Descubrimiento de ambas placas
            Reconocimento a la Casona como sitio de interés cultural por la Legislatura

16:30   Palabras de Apertura
            Taller de Musica Andina      
            Palabras del Espacio Asambleario de Parque Patricios       
            Saludos y adhesiones

 17:00   Cantaflores (Coro de la IEMA con Pablo Sosa)     
            Palabras del Obispo Federico Pagura          
            Saludos y adhesiones

 17:30   Wayra Q´hantati (Grupo de Sicuris)
            Palabras de:

Asociacion Ex Detenidos Desaparecidos
            Liga Argentina por los Derechos del Hombre
            MOPASSOL
            MEDH
            Otros

 18:00   Ballet Folclórico Sol de Mayo         
            Palabras de Victor De Gennaro       
            Saludos y adhesiones

 18:30   Candombe del Ameghino
            Palabras de Nora Cortiñas
            Cierre

 19:00   Marcha hacia plazoleta
            Recolocación de las placas de José De Luca y los 121 desaparecidos del barrio.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Homenaje en el CNBA

Para siempre

 Por Werner Pertot

Franca Jarach, la abanderada que se fue después de que la echó la derecha peronista; Federico Martul, el militante de la UES que fue fusilado por la dictadura en Del Viso; Magdalena Gallardo, la alumna de 15 años que militaba en la Juventud Guevarista. Todos sus nombres volvieron al frente del Colegio Nacional de Buenos Aires, el secundario en el que estudiaron, que los vio empezar a militar y que ayer los recordó. El centro de estudiantes (Cenba), el colectivo Barrios x la Memoria y la Justicia de Almagro y las autoridades del secundario inauguraron frente a las puertas del Buenos Aires seis baldosas que llevan los nombres de 108 víctimas del terrorismo de Estado, alumnos y ex alumnos de ese secundario.

Las pancartas en blanco y negro con los rostros de los desaparecidos presidieron la pequeña multitud que se reunió frente al secundario, que tiene cuatro siglos de antigüedad. Entre ellos estaba el de Franca Jarach, que militaba en la UES en 1973 y fue echada en la avanzada de derecha de la Misión Ivanisevich dos años más tarde. Estaba completando su secundario en el Liceo 9 cuando fue secuestrada el 25 de junio de 1976. Hoy se sabe que estuvo en la ESMA y fue asesinada en uno de los vuelos de la muerte.

También se vio entre los nombres el de Federico Martul, otro militante de la UES a quien los represores también secuestraron. Lo vieron en El Vesubio, antes de que lo fusilaran en Del Viso junto con Gabriel Dunayevich y Leticia Akselman. Estaba, además, Malena Gallardo, la más chica de las desaparecidas. Cursaba tercer año cuando la secuestraron, junto a otro grupito de militantes guevaristas.

Sus nombres, sus rostros y su ausencia volvieron el acto que organizó el centro de estudiantes (Cenba) –que conduce la agrupación La Jauretche– con los militantes de Barrios por la Memoria de Almagro.

Hace un mes, estudiantes y vecinos se reunieron un sábado para hacer las baldosas. Ayer las colocaron justo frente a la puerta principal.

A los nombres que ya figuran en la placa que está en el Claustro Central del colegio, les sumaron dos nuevos de estudiantes: Daniel Moyano y Héctor Garrone. También agregaron al único docente desaparecido del Buenos Aires, Marcos Luque, cuya hermana Beatriz habló ayer en el acto. Ayer mismo se sumaron otros dos nombres, que más adelante serán agregados.

El acto arrancó con las palabras de una de las militantes de Barrios x la Memoria y luego siguió el actual rector Gustavo Zorzoli. “Cuando uno lee esta lista, rememora la Triple A, el genocidio, los vuelos de la muerte, las tumbas con NN”, dijo, para luego retomar la experiencia de las Madres de Plaza de Mayo: “El dolor se transformó en lucha activa. Gracias a esas Madres, a algunos jueces y a algunos estadistas hemos recuperado más de 100 nietos, la ESMA es un espacio para la memoria, se reabrieron cientos de juicios”, recordó.

Lo siguió la presidenta del Cenba, Irene Avila, quien hizo un contraste entre la generación de Miguel Cané y la historia de los 108, “una generación nacional y popular”. “Tenemos la impronta del ser el Colegio de la Patria, de Ciencias Morales, un colegio de elite que te da miedo cuando entrás, pero tenemos que empezar a ver a estos 108 compañeros que dejaron la vida por un modelo de país”, sostuvo. Por último, habló Felipe Venancio, primer vocal del Cenba por la agrupación “Orientación y Sentido”. “Una cosa es leer un libro y otra cosa es ver acá los 108 pancartas de personas desaparecidas”, reflexionó. Al final, leyeron los 108 nombres y dijeron “presentes” después de cada uno de ellos. Son 108. Tardaron en terminar. La lectura duró el tiempo que ocupa la memoria.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Baldosa por Irene y por Miguel

El 27/11/2011 a las 12 horas colocaremos en República de la India 3155, Palermo, CABA, una baldosa con los nombres de Miguel Ángel Butron e Irene Krichmar, militantes populares detenidos-desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar.
¡Los esperamos!

BARRIOS X MEMORIA Y JUSTICIA ALMAGRO

jueves, 17 de noviembre de 2011

Detenidos desaparecidos del Sindicato Unico Publicidad, 19/11/11 - 15hs.

Por los Detenidos Desaparecidos por el Terrorismo de Estado, del Sindicato Único de Publicidad - 19/11/11 a las 15 hs.

martes, 15 de noviembre de 2011

LOMAS DE ZAMORA TIENE MEMORIA

A fin de mantener la Memoria y reivindicar a las/os compañeras/os que resistieron la Última Dictadura Cívico Militar nos encontraremos el SABADO 19/11 a las 17hs en Fray Luis Beltrán 451 - Lomas de Zamora (entre S. Fernández y Garona) donde realizaremos un merecido homenaje a ALBERTO CAMPS (asesinado) y ROSA MARIA PARGAS (secuestrada) ambos el 16/8/77.

En esta oportunidad colocaremos una baldosa en la vereda de la casa que ambos habitaron.

Los esperamos a todas/os.-
(Por favor difundir)

Barrios por MEMORIA y JUSTICIA de Lomas de Zamora
homenajealamilitancia@gmail.com

(Por lluvia pasa al sábado siguiente)

sábado, 12 de noviembre de 2011

El 24/11 - 17 hs. - Centro Estudiantes CNBA

 El día jueves 24/11, a las 17 hs, con el  Centro de Estudiantes y a la Comunidad Educativa del CNBA, colocaremos un conjunto de baldosas en homenaje a sus estudiantes y a un docente detenidos-desaparecidos o asesinados antes y durante la última dictadura militar.
Invitamos a ustedes al acto y les agradecemos la difusión del mismo.
Esperamos contar con su presencia.


GRACIAS POR DIFUNDIR!!!!  - Barrios x Memoria y Justicia Balvanera

Sábado 12 de noviembre - 20 hs - Colegio Mariano Acosta

martes, 18 de octubre de 2011

Chacarera a Jorge Julio López, de Betty Villar


JULIO LÓPEZ, ¿DÓNDE ESTÁS?
FUISTE UN DESAPARECIDO
QUE DECLARÓ LO VIVIDO,
VALIENTE, NOBLE Y AUDAZ.

JULIO LÓPEZ, ¿DÓNDE ESTÁS?
TU TESTIMONIO FUE CLAVE.
SIEMPRE EL CORAJE ES LA LLAVE
DEL CONSECUENTE Y CAPAZ.

JULIO LÓPEZ,¿DÓNDE ESTÁS?
MI COMPAÑERO ALBAÑIL;
VENGANZA, VENENO VIL
DEL COBARDE Y EL MENDAZ.

COMPAÑERO,¿DÓNDE ESTÁS?
YA PASARON CINCO AÑOS...
¿NO TE CANSÁS DE HACER DAÑO,
GENOCIDA ETCHECOLATZ?

JULIO LÓPEZ, ¿DÓNDE ESTÁS?
POR DOS VECES SECUESTRADO;
TE BUSCAMOS, CUMPA AMADO,
¡NO CEJAREMOS JAMÁS!

JULIO LÓPEZ, ¿DÓNDE ESTÁS?
QUIEREN SEMBRAR ESCARMIENTO,
PERO NUESTRO JURAMENTO
ES NO DAR NI UN PASO ATRÁS.

JULIO LÓPEZ ¿DÓNDE ESTÁS?
FLOR DE LOTO BLANCA Y PURA,
MORIRÁ LA NOCHE OSCURA,
SIEMPRE AL ALBA BRILLARÁS.

COMPAÑERO ¿DÓNDE ESTÁS?
¡YA BASTA DE IMPUNIDAD!
¡QUE SE SEPA LA VERDAD!
SIN VOS NO HABRÁ "¡NUNCA MÁS"!

miércoles, 12 de octubre de 2011

Lo que hizo no fue en vano”, Martina y Teresa hablan de su mamá, Adriana

“No paró. La verdad es que mi vieja no paró y hay que agradecérselo. Y va a estar, para mí, en los libros de Historia”, dice Martina, una de las hijas de Adriana Calvo, que junto a su hermana Teresa dialogaron en la mesa de un bar con Tiempo Argentino.

–¿Qué sintieron al ver el testimonio de Adriana?

M: –Fue una gran alegría. Tendrían que pasar los testimonios todos los días por la tele, para ser concientes de la “hijaputez” que hizo esta gente. No puede ser que tengan que pasar tantos años en un país para que se intente hacer justicia.

–¿Ustedes trabajaron con ella?
 
T: –Sobre todo en la última época, que se enfermó y no podía salir de casa y sus compañeros de la asociación no estaban siempre. Nos hacía escribir los mails. Hasta el último aliento, cuando le dolía todo, siguió recabando información.
M: –Pero quiero aclarar algo: mamá nos respetaba un montón.
T: –Sí, cada uno hizo lo que pudo con su vida, y ella nunca nos exigió que estemos militando con ella. De chiquitas nos llevaba porque no tenía dónde dejarnos. Recuerdo caminatas interminables. A mí no me gustaban los gases lacrimógenos y las corridas y terminar en un bar con lsus compañeros. Yo a cierta edad le dije “basta, no quiero ir más”. Y ella lo aceptó  sin ningún enojo.
 
– ¿Cómo la recuerdan?
 
M: –Yo la veía como Don Quijote contra los molinos de viento. Era avanzar un paso y retroceder doscientos.
T: –Yo con el indulto descreía de todo. Le decía “mamá basta, no vas a llegar a nada”. Y recién entendí que sí, que la única lucha que se pierde es la que se abandona, cuando enjuiciaron a Bergés. Pude brindar con mi madre, y entendí que todo lo que había hecho no había sido en vano.

sábado, 24 de septiembre de 2011

Compañeros identificados

Los restos de tres desaparecidos durante la última dictadura fueron identificados. Se trata de Wolfgang Achtig, Ernesto María Saravia y Camila Elisabet Azar, cuyos restos forman parte de los 336 cuerpos recuperados, entre los años 1988 y 1992, en el Cementerio de Avellaneda. 
Achtig, austríaco y trabajador de la fábrica Ferrum, Achtig fue secuestrado el 15 de septiembre de 1977 en Avellaneda, a los 32 años. 
Ernesto Saravia tenía 19 años cuando fue asesinado en la Masacre de Fátima. Camila Azar era una estudiante de Derecho de 21 años, que fue secuestrada el 20 de diciembre de 1976 en La Plata. 
Las exhumaciones fueron realizadas por el Equipo Argentino de Antropología Forense y los restos fueron identificados por los laboratorios The Bode Technology Group Inc., de Estados Unidos, y Lidmo, de Córdoba.

martes, 20 de septiembre de 2011

Acto en el Pozo de Banfield: "Hoy estamos acá luchando, recordando"

Las organizaciones nucleadas en la Multisectorial Chau Pozo 
marcharon ayer hasta el centro clandestino de detención conocido como "Pozo de Banfield". Decenas de personas participaron de la manifestación al cumplirse 35 años de "La Noche de los lápices", cuando los grupos de tareas de la última dictadura secuestraron en La Plata a un grupo de estudiantes secundarios. Las organizaciones también reclamaron por la aparición con vida de Jorge Julio López, desaparecido hace ya cinco años.

Las organizaciones nucleadas en la Multisectorial Chau Pozo marcharon ayer hasta el centro clandestino de detención conocido como "Pozo de Banfield". Decenas de personas participaron de la manifestación al cumplirse 35 años de "La Noche de los lápices", cuando los grupos de tareas de la última dictadura secuestraron en La Plata a un grupo de estudiantes secundarios. Las organizaciones también reclamaron por la aparición con vida de Jorge Julio López, desaparecido hace ya cinco años.

La marcha partió después de las 18 de la placita ubicada en 12 de Octubre y Larroque, a un par de cuadras del Pozo de Banfield, ese campo de concentración que empezó a funcionar durante el gobierno de María Estela Martínez de Perón y que durante la dictadura genocida (1976-1983) ofició como centro clandestino de detención, tortura y como una de las sedes del Plan Cóndor, la coordinación represiva que pergeñaron las dictaduras de la región junto a los Estados Unidos. En la larga lista del horror, el Pozo de Banfield será recordado siempre por haber funcionado como una "maternidad clandestina", a la que eran llevadas las secuestradas embarazadas para que dieran a luz a sus hijos, como fue el caso de Adriana Calvo, fundadora de la Asociación de Ex Detenidos- Desaparecidos (AEDD).

Adriana estaba detenida en la comisaría quinta de La Plata cuando el 15 de abril de 1977 empezó con dolores de parto. Después de mucha espera y de los gritos de los compañeros, los represores llegaron y subieron a la militante a un patrullero para trasladarla hasta el Pozo de Banfield. Teresa nació antes de que llegaran a ese centro de detención. Ya en el Pozo de Banfield, el médico genocida Jorge Bergés cortó el cordón que unía a la madre y la hija y obligó a Adriana a limpiar la camilla y el piso. Allí miró a los represores a la cara y juró que, si sobrevivían, dedicaría a cada uno de sus días a conseguir justicia. Así lo hizo. Adriana falleció en diciembre pasado. Pero aún así estuvo presente en la marcha de la Chau Pozo, como lo hizo en 2006 cuando la Multisectorial Chau Pozo logró arrancar a la Policía Bonaerense del lugar.

"Hace exactamente cinco años Adriana estaba acá; dos días después secuestraban a Julio López", recordó Margarita Cruz, integrante de la AEDD. "Por eso, hoy estamos acá luchando, recordando. Cuando Adriana salió de acá juró que estos genocidas se pudrirían en la cárcel. Hoy Adriana no está y muchos de ellos están libres. Eso quiere decir que hay mucha impunidad", completó. Pero remarcó: "Queremos decirte, Adriana, donde estés que seguimos luchando".

Sergio Smietniansky, integrante de la Coordinadora Antirrepresiva por los Derechos del Pueblo (Cadep), leyó el documento consensuado por las organizaciones. Después, un grito de "30 mil compañeros detenidos- desaparecidos: ¡Presentes!" brotó de las gargantas de los presentes y una nueva convocatoria para tomar las calles: el domingo a las 15.30 para marchar desde Congreso a Plaza de Mayo para exigirle al gobierno la aparición de Jorge Julio López.

A continuación reproducimos el documento:

A 35 AÑOS DE LA NOCHE DE LOS LÁPICES
A 5 AÑOS DE LA DESAPARICIÓN DE JORGE JULIO LÓPEZ

Cada 16 de setiembre aquí, en el Pozo de Banfield, decimos que no podemos recordar el pasado sin luchar por modificar las consecuencias del proyecto económico y político gestado durante el gobierno de "Isabel" Perón y consolidado durante la dictadura cívico-militar, que padece el pueblo en el presente.

Y este nuevo aniversario de la Noche de los Lápices llega en medio del estudiantazo por parte de nuestros compañeros chilenos que reclaman que la educación deje de ser un privilegio para quienes pueden "comprarla". Los jóvenes chilenos, apoyados por los trabajadores y el pueblo, vienen hace meses tomando las calles para romper las cadenas de marginación con las que el genocida Augusto Pinochet ató al pueblo chileno, legado que supieron administrar los gobiernos "progresistas" de La Concertación y que, hoy por el hoy, el gobierno reaccionario de Sebastián Piñera pretende profundizar. A los compañeros chilenos en lucha, nuestra solidaridad, porque su lucha es nuestra lucha por una sociedad justa. Como lo es la batalla de cada estudiante y cada docente argentino por el derecho a la educación.

Estos reclamos, como aquel del boleto estudiantil en el 76, hablan claramente de la continuidad de un proyecto que, lejos de ser nacional y popular, persiste en la entrega y la explotación, en la concentración de la riqueza, para beneficiar a los monopolios y los grupos concentrados de poder.

El gobierno nacional y sus discípulos provinciales necesitan cada vez más dedos para sostener la desteñida careta de defensa de los derechos humanos.

En 5 años Cristina Fernández no mencionó una sola vez el nombre de Jorge Julio López convirtiéndose en cómplice de su desaparición. Persiste la impunidad del secuestro y la desaparición facilitando las amenazas y agresiones a los testigos vinculados a los juicios a los genocidas y a todos aquellos que luchamos por derribar el muro de impunidad.

¡EXIGIMOS QUE EL GOBIERNO NACIONAL ABRA LOS ARCHIVOS DE LA REPRESIÓN!

¡JUICIO A TODOS LOS GENOCIDAS!

¡CONDENAS POR TODOS LOS COMPAÑEROS!

La nueva estrategia represiva desplegada por el gobierno nacional bajo la forma legal de judicializar las luchas intenta, en vano, frenar las luchas obreras y descabezar sus nuevas conducciones combativas; acallar las protestas de los trabajadores ocupados y desocupados, de los estudiantes y los movimiento populares; disciplinar y amedrentar a quienes cuestionan este sistema de hambre, miseria y opresión y perseguir a quienes sostienen posturas antiimperialistas.

Así como denunciamos la Ley Antiterrorista aprobada por el Congreso y promovida por el gobierno de los Kirchner, también repudiamos el nuevo proyecto presentado por sectores de la oposición. Los dos responden a las exigencias del Departamento de Estado Norteamericano.

¡EXIGIMOS LA IMMEDIATA LIBERTAD DE LOS PRESOS POLÍTICOS: CARINA GERMANO LÓPEZ, JOSÉ VILLALBA Y CARLOS OLIVERA!

¡EXIGIMOS EL CIERRE DE LAS CAUSAS Y LA ANULACIÓN DE LAS CONDENAS DE LOS LUCHADORES POPULARES!

¡EXIGIMOS JUICIO Y CASTIGO A LOS RESPONSABLES DE LOS ASESINATOS DE CARLOS “PETETE” ALMIRÓN, CARLOS FUENTEALBA, LÁZARO DUARTE, MARIANO FERREYRA, de SILVIA SUPPO, ex detenida desaparecida y testigo en los juicios a los genocidas, Y DE TODOS LOS MILITANTES ASESINADOS EN TODO EL PAÍS!

Repudiamos las políticas de criminalización de la pobreza, de represión policial y tortura, como en el caso de Rubén Carvallo y de cientos de pibes de los barrios pobres.

¡EXIGIMOS CASTIGO A LOS FUSILADORES DE LOS JÓVENES DEL ALTO BARILOCHE (DIEGO BONEFOI, NICOLÁS CARRASCO, SERGIO CÁRDENAS) Y ALOS RESPONSABLES DE LA DESAPARICIÓN DE LUCIANO ARRUGA. También reclamamos castigo para los asesinos:
De los QOM de FORMOSA: ROBERTO LÓPEZ, MARIO LÓPEZ
De los compañeros del INDOAMERICANO: BERNARDO SALGUEIRO, ROSEMARY CHURA PUNA, EMILIO CARRAIRRI ÁLVAREZ
Y de los compañeros de LEDESMA, JUJUY: FÉLIX REYES, ARIEL FARTÁN, JUAN JOSÉ VELÁZQUEZ

Hemos denunciado pública y judicialmente hace exactamente un año, que la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia realizó una serie de obras en el Pozo de Banfield que constituyen una violación a la orden de no innovar dictada por el juez Arnaldo Corazza, que entiende en la causa.

También denunciamos que la misma secretaría descolgó uno de los dos carteles identificatorios del lugar que colocó la Multisectorial Chau Pozo en 2006, cuando conseguimos expulsar a la policía bonaerense y cerrar el Pozo. Exigimos la restitución de nuestro cartel, que informaban que el Pozo se cerró gracias a la lucha popular.

Asimismo volvemos a reiterar nuestro repudio al anuncio que realizaron el Gobierno Provincial y Municipal el año pasado, mediante el cual hicieron pública su intención de instalar aquí, en el Pozo de Banfield, un Sitio de Memoria y un "Centro Materno Infantil" destinado a la salud de las mujeres embarazadas durante el parto y también en el período de lactancia, en honor a las madres secuestradas.

¡REPUDIAMOS ESE MACABRO PROYECTO¡ Más aun cuando uno de los dos únicos represores condenados por delitos cometidos en el Pozo de Banfield, el médico torturador Jorge Bergés, está gozando de prisión domiciliaria.

¡EXIGIMOS LA SUSPENSIÓN INMEDIATA DE ESTE PERVERSO PROYECTO!

Denunciamos que la Municipalidad de Lomas de Zamora en el marco de la campaña por los festejos de los 150 años de la fundación del municipio, tapó recientemente el mural que recordaba a las víctimas del Pozo de Banfield, realizado en el año 2006 por la Multisectorail Chau Pozo en las intersecciones de las calles Siciliano y Timoteo Gordillo, de Banfield. Repudiamos este hecho que atenta directamente contra la memoria colectiva y la lucha de los vecinos de la zona por: MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA. La Multisectorial Chau Pozo volverá a pintar el mural, todas las veces que sea necesario, al mismo tiempo que denuncia públicamente que el siniestro Pozo de Banfield forma parte de los 150 años de historia del Municipio, siendo una cabal muestra del Terrorismo de Estado y de la impunidad de ayer y de hoy.

Compañeros, con esta provocación, vuelven a quebrar, una vez más el precario marco de acuerdo, establecido a través de la lucha, para definir el destino que se le debe dar al Pozo de Banfield. Este es el único ex centro clandestino sobre el que no pueden avanzar para instalar un museo de la memoria encriptada, esa memoria que muestre “lo que no hay que hacer” porque mirá “lo que te puede pasar”.

Y no pueden porque estamos nosotros, la CHAU POZO, ejemplo de unidad y lucha, que no permitirá ningún plan del gobierno destinado a falsear la historia de los 30000 compañeros y que seguirá luchando para que ese ejemplo impregne de principios revolucionarios y de fuerza transformadora, las luchas de hoy, camino a una sociedad sin explotadores ni explotados. Esa sociedad por la que luchó Jorge Julio López, nuestro compañero desaparecido hace cinco años, y por la que luchó nuestra compañera Adriana Calvo, fallecida meses atrás. Adriana fue secuestrada por los grupos de tareas de la dictadura genocida, pasó por varios campos de concentración de los que integraban el tristemente célebre "Circuito Camps", que hoy está siendo juzgado en La Plata gracias a la incansable lucha de compañeros como Adriana. Dio a luz a su hija Teresa en este Pozo. Las dos sobrevivieron y Adriana nunca cejó en su promesa de hacer justicia. Seguimos y seguiremos en tu lucha, querida compañera.

Hoy más que nunca, Pozo de Banfield:

¡NI BAÚL DE LOS RECUERDOS NI LAVADA DE CARA DEL GOBIERNO!

¡SI CON LUCHA LO CERRAMOS QUE QUEDE EN MANOS DE LOS QUE LUCHAN!

jueves, 8 de septiembre de 2011

Identifican a siete desaparecidos

Identificaron a siete desaparecidos cuyos restos serán entregados a las familias
Los restos de siete desaparecidos durante la última dictadura, entre ellos un ex sacerdote católico, fueron identificados por el Equipo Argentino de Antropología Forense y serán entregados a sus respectivas familias, informó la Cámara Federal porteña.

Se trata de María Eugenia Sanllorenti, Mirtha Noelia Coutouné, Alejandro Emilio Sánchez, Alicia Lisso, Pacífico Francisco Díaz, Marta Leonor Santana Elias de Iwaniw, y el ex cura Héctor Federico Bacchini.

Los restos óseos fueron recuperados en los cementerios de San Martín y Vicente López entre 2002 y 2007 y luego identificados tras un prolongado trabajo de los peritos, tanto antropólogos como de laboratorios de estudios genéticos en Córdoba y en Estados Unidos.

El camarista Eduardo Cattani, a cargo de los trámites identificatorios en el ámbito de la Justicia federal, ordenó también la remisión de los casos al juzgados federal 2 de San Martín, donde se tramita la causa contra el ex general Santiago Omar Riveros, jefe de la zona militar en la época.

De acuerdo a las constancias documentales reunidas, Sanllorenti, Coutouné y Sánchez fueron hallados sin vida el 31 de diciembre de 1976, en Munro, partido de Vicente López, con heridas de bala que les ocasionaron la muerte y de allí enterrados en fosas comunes como NN en el cementerio municipal de esa localidad.

María Eugenia Sanllorenti tenía 23 años, estudiaba arquitectura y al momento de ser secuestrada en La Plata, el 1° de diciembre de 1976, hacía 16 días que había sido madre.

Mirtha Noelia Coutouné, misionera, de 24 años y embarazada, también fue secuestrada en La Plata, en noviembre de 1976, junto con su esposo, Héctor Hugo Malnati, cuyos restos fueron identificados en 2010.

El tercer identificado en esa necrópolis, Alejandro Emilio Sánchez, fue secuestrado el 8 de noviembre de 1976 en La Plata, tenía 31 años y según testigos fue visto en los centros clandestinos de detención de Pozo de Arana y Comisaría 5ta, de la capital bonaerense.

Respecto de los restos procedentes del cementerio de San Martín, Alicia Lisso, de 22 años, fue secuestrada en Hudson en octubre de 1976, y vista en un centro clandestino de detención de la localidad de Plátanos, Berazategui, Provincia de Buenos Aires.

Héctor Federico Bacchini, un ex sacerdote de 39 años de edad que fue secuestrado el 25 de noviembre de 1976 en La Plata, fue visto en el centro clandestino de detención que funcionó en la Comisaría 5ta de esa ciudad.

En ese centro clandestino también fueron vistos Pacífico Francisco Díaz, entrerriano y arquitecto de 36 años, y Marta Leonor Santana Elías de Iwaniw, quien a la fecha de su secuestro –ocurrido en diciembre de 1976- tenía 31 años.

Los cuatro fueron hallados sin vida en los primeros días de febrero de 1977 en distintos lugares de Ciudadela, en el partido bonaerense de Tres de Febrero, y las partidas de defunción originales consignan que las muertes se produjeron por heridas de bala.

Con estas identificaciones, la Cámara Federal porteña lleva identificados los restos 219 desaparecidos en el período 1976/1983, y reintegrados a sus familiares los restos de 189.