miércoles, 21 de diciembre de 2011

Identifican los restos de dos personas desaparecidas

Se trata de Cecilia Rotemberg y Tomás Adolfo Paredes. Es en el marco de las actuaciones, encabezadas por el juez Horacio Cattani, por la búsqueda de la verdad y destino final de desaparecidos durante el último gobierno militar

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de la Capital Federal, dictó el 22 de noviembre de este año, las resoluciones nros. 30 y 31/11-P, mediante las cuales formalizó la identificación de dos personas que se encontraban desaparecidas. Una de ellas fue identificada mediante un cotejo dactiloscópico y la otra por confronte genético entre muestras óseas y sanguíneas, por lo que en este caso se ordenó la entrega de sus restos a los familiares. Dispuso también el Tribunal, la extracción de testimonios para su remisión al Juzgado Federal N° 3 de la Capital Federal, donde tramita la causa nro. 14.216/03 “Suárez Mason, Carlos G. y otros s/homicidio…”, por tratarse de ilícitos cometidos en la jurisdicción del Primer Cuerpo de Ejército de esta ciudad.

Una de las personas identificada resultó ser Cecilia Rotemberg. Nacida en Capital Federal, tenía 21 años de edad al momento de su deceso y era ex alumna del Liceo franco-argentino Jean Mermoz.

Fue secuestrada el día 2 de enero de 1977 en Isidro Casanova, Provincia de Buenos Aires. Su cuerpo fue encontrado el día 5 de febrero de 1977 en la intersección de las calles Cotagaita y Juramento, de la localidad de San Justo, junto al del ciudadano español Manuel Coley Robles (identificado en el año 2009 por este Tribunal). Ambos habían sido inhumados como “N.N.” en el Cementerio Municipal de Villegas, Partido de La Matanza.

Entre  los esqueletos del citado cementerio que fueron exhumados por el Equipo Argentino de Antropología Forense en los años 2006 y 2007, se encontraba el de Cecilia Rotemberg, con impactos de proyectiles de arma de fuego en su cuerpo.

Los estudios genéticos realizados por los laboratorios “The Bode Technology Group Inc.” (E.E.U.U.) y “L.I.D.M.O.” de la ciudad de Córdoba, complementaron los estudios antropológicos y resultaron concluyentes para efectuar la referida identificación.

La otra persona identificada es Tomás Adolfo Paredes. Al momento de su secuestro, ocurrido el 7 de mayo de 1976 en Capital Federal, tenía 47 años de edad.

Las gestiones efectuadas por esta Cámara permitieron localizar el expediente que tramitó en el entonces Juzgado Penal N° 6 de La Plata, iniciado el 8 de mayo de 1976, por el hallazgo de un cuerpo sin identificar en un descampado de Cañuelas, Provincia de Buenos Aires.

Los restos del “N.N. masculino” fueron inhumados en el cementerio de esa localidad, y la sepultura fue reutilizada sucesivamente en los años 1980 y 2006, por lo que no fue posible su recuperación.

Sin embargo, las huellas dactilares que oportunamente se obtuvieron de la persona encontrada sin vida, se remitieron a los archivos de Policía Federal Argentina, circunstancia que permitió cotejarlas con las huellas dactiloscópicas de la ficha de Tomás Adolfo Paredes, obrante en el Registro Nacional de las Personas, con resultado positivo.

Teniendo en cuenta estos últimos resultados, las tareas emprendidas por este Tribunal, en el marco de la “búsqueda de la verdad”, tendientes a determinar el destino de personas "desaparecidas" durante el período 1976/1983, permitieron hasta el momento, lograr 233 identificaciones, con entrega de restos en 202 casos.

Buenos Aires, 16 de diciembre de 2011.