lunes, 29 de noviembre de 2010

Los poemas que sobrevivieron al horror

Se presentó el audiovisula con las poesías de Alejandro Almeida, desaparecido.

Junto a otras Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, Taty Almeida presentó el DVD donde artistas ponen palabras y música a versos de su hijo. “Nuestros hijos son parte de la historia de todos”, dijo Taty Almeida, para quien el trabajo es un homenaje a los 30 mil desaparecidos.
 
El patio de La Manzana de las Luces está lleno y, en el centro, ella saluda, se abraza con la gente. Otras madres del pañuelo blanco rodean a Taty Almeida, minutos antes de la presentación del audiovisual que puso en imágenes y sonido los poemas de su hijo desaparecido, Alejandro Martín Almeida. Todos llegaron puntuales, también Ignacio Copani, Gastón Pauls, Arturo Bonín y la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carlotto. Luego de la lectura de las adhesiones, Copani cantó: “Ay madres mías, Madres que fueron por sus hijos bien paridas”, dice la letra de “Madres mías”. Y así se define Almeida, parida por su hijo.

El audiovisual comienza con ella explicando “a modo de presentación” que no sabía de la veta poética de Alejandro y cómo encontró los 24 poemas que tenía en las últimas páginas de su agenda, al día siguiente de su desaparición, aquel 17 de junio de 1975. “Comencé a leerlas, a hojearlas... qué dulces algunas, qué contenido político otras, y... Dios mío, me encuentro con la que me escribiste el 13 de enero de 1975, qué dolor, qué angustia, era una despedida por si algo te pasaba, y vaya si te pasó, te de-sa-pa-re-cie-ron, mi amor, te arrancaron de nuestras vidas, tenías sólo 20 años”, dice Taty frente a la cámara y el micrófono del director Pascual Spinelli, del Colectivo Entreletras.

“Muchos años después comprendí tu compromiso político social, vos sabías que yo no tenía ni idea de lo que ya se estaba gestando, el golpe militar más sangriento de la historia argentina, me costó pero aterricé, un aterrizaje cruel, desesperado”, sigue esta Madre de Plaza de Mayo de la Línea Fundadora para dar cuenta de su forzado nacimiento como militante, con viraje ideológico incluido. Dice que Alejandro le decía “gorilita de mierda”, y en una carta le escribió, para despedirla en un viaje que emprendió a Europa, “lo que este hijito zurdeli siente por vos (...) un beso grande como mi amor por la revolución”.

Al hijo de Taty Almeida lo inspiraron sus amores (“quisiera decirte negra que estaremos juntos cuando me vaya lejos, que estarás conmigo si te vas primero”), su rabia por la injusticia social (“hombre que hoy te encierran por defender tu tierra... hombre yo no te conozco pero hoy escribo porque te siento”) y su compromiso político (“Trelew no has sido aplastado sino mira al pueblo cómo se está armando”).

Alejandro Martín Almeida militaba en el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y trabajaba como cadete en el sector publicidad de la agencia Télam. Su hermana Fabiana aparece en el audiovisual leyendo algunos de los poemas, junto a Alfredo Alcón, Cristina Banegas, Arturo Bonín, Manuel Callau, Patricio Contreras, Ignacio Copani, Rubens Correa, Manolo Franco, Daniel Fanego, Eduardo Galeano, Norberto Gonzalo, Juan Palomino, Víctor Heredia, María Ibarreta, Virginia Lago, Rubén Lozano, Leonor Manso, Ernestina y Federica Pais, Adriana Varela, Gastón Pauls, Raúl Rizzo, Ismael Serrano y Joan Manuel Serrat.

En 2008, al cumplirse 33 años de su desaparición, había nacido el libro Alejandro por siempre... amor, con los textos originales de puño y letra, y en su presentación se gestó la idea de que Taty eligiera personalidades para plasmar esas letras en un DVD. Cada poema leído cobra nueva dimensión con dibujos y pinturas y una base musical que va del tango al rock nacional, salvo para el que fue dedicado a Taty, que lee y también musicaliza Serrat, con “Para la libertad”. Anoche, en el Salón de los Representantes, ése fue un momento culminante, con los presentes aplaudiendo de pie, emocionados, y Taty de nuevo abrazada, ahora con los hijos que le quedan, con los amigos íntimos, con los compañeros.

“Hace tiempo que entendí que nuestros hijos son parte de la historia de todos, por eso, hicimos este DVD con la participación de tanta gente que ayuda a que se conozcan estos textos que dejó mi hijo como testimonio de la sensibilidad de su generación”, reflexionó Taty Almeida al explicar que el trabajo se realizó en homenaje a los 30 mil desaparecidos.