domingo, 19 de agosto de 2012

Los restos de Patricia descansarán ahora junto a los de su esposo y compañero

Berisso.- Los restos mortales de Patricia Dillon, secuestrada y desaparecida durante la última dictadura militar, serán inhumados mañana en el cementerio local, anunció hoy la intendencia. La ceremonia se llevará a cabo en el Cementerio Parque en el Cuerpo 2, Nicho 139, Frente C del predio de la calle 18 y 156, precisó hoy la municipalidad a través de un comunicado. “Los restos -añadió- descansarán junto a los de su esposo, Luis Alberto Ciancio, quien también fue secuestrado y asesinado por
la dictadura, y del que en el año 2009 identificaron sus restos”.

Ciancio, estudiante avanzado de arquitectura, fue el primer desaparecido identificado de Berisso, quien fue secuestrado a los 25 años de edad. El parte de prensa destacó que “los restos de Dillon fueron identificados mediante estudios de ADN, debido al trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense hallados a principios de la década del ’90 en el cementerio de Boulogne en el partido de San Isidro”.

Gabriel Ciancio, hermano de Luis, dijo hoy que “para la familia se cerró un círculo, porque encontramos a los chicos, pero ahora se abre uno nuevo, el de la búsqueda de los culpables y el de la justicia”. En cuanto al homenaje de mañana, Ricardo Ciancio manifestó su gratitud por el reconocimiento público que va a recibir Dillon. “Es un acto difícil de sobrellevar, se podría haber hecho en silencio pero es bueno que se difunda, es importante para todos que se sepa el terror que se vivió en la época de la represión”, expresó.

El joven matrimonio, padres de Federico, un bebe de siete meses, fue secuestrado el 7 de diciembre de 1976 por el régimen militar instaurado en marzo de aquel año.
Gabriel Ciancio dijo que “gracias al trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense, Federico, el hijo de la pareja, puede decir hoy tengo papá y mamá otra vez, hoy empieza otra etapa de mi vida.”
   
La Municipalidad de Berisso sostuvo hoy que en el gobierno local “se trabaja fuertemente en la promoción y en mantener viva la memoria colectiva”. “En esta oportunidad –resaltó- se acompaña a la familia celebrando el hallazgo, pero también con la esperanza y necesidad de que los culpables sean juzgados y castigados por estos crímenes de lesa humanidad”.